La química del amor (2)

La antropóloga estadounidense Helen Fisher en su libro ¿Porqué él? ¿Porqué ella? investiga porque te enamoras de una persona concreta y no de otra. La investigadora cree que hay cuatro neurotransmisores y hormonas básicas que definen rasgos de nuestra personalidad (dopamina, serotonina, testosterona y estrógeno) y estudió en qué grado los rasgos de la personalidad se asociaban a estos cuatro químicos, para así analizar quién se atraía con quién. Para ello realizó un cuestionario a 40 mil usuarios de anónimos de Chemistry.com.  Según Fisher somos una mezcla de 4 tipos de personalidades básicas que definió como, "explorador", "constructor", "director" y "negociador", cada uno gobernado por sistemas químicos diferentes en el cerebro. El estudio aclara que todas las personas tienen rasgos de los cuatro tipos, sin embargo, uno o dos tienden a dominar.

El primer tipo es el "explorador", cuya personalidad está dominada principalmente por la dopamina. Se define como explorador esa persona autónoma a la que le gusta tomar riesgos, novedosa, liberal y flexible en su forma de pensar, curiosa, creativa, espontánea e impulsiva.

Los "constructores" expresan más serotonina son precavidos pero no miedosos, respetuosos, leales y tradicionales. Son disciplinados, muy orientados hacia el detalle, meticulosos, calmados y pacientes. Son muy buenos manejando gente, están muy interesados en construir un hogar, una familia y una comunidad, tienden a ser mucho más religiosos que los otros tipos.

El tercer tipo es el "director", dominado por la testosterona, lo que lo hace ser analítico, lógico, firme, decisivo, directo, ambicioso, competitivo y muy bueno con las ciencias exactas.

Por último, está el "negociador", regulado principalmente por el estrógeno, lo hace ser alguien que ve el panorama completo ya que tiene un pensamiento sintetizador, holístico y contextual. Son imaginativos, intuitivos, empáticos, compasivos, altruistas, idealistas, saben relacionarse bien con la gente, tienen habilidades lingüísticas y son emocionalmente expresivos.

Un nuevo estudio, una vez definidos los 4 tipos básicos, estableció que los exploradores se sentían más atraídos por otros exploradores, y los constructores por otros constructores. Sin embargo los directores preferían a los negociadores y viceversa. Las parejas de exploradores tienen relaciones muy intensas, pero son quienes tienen más posibilidades de divorcio. En cambio, las parejas de constructores son mucho más estables. El director necesita de la compasión, las habilidades verbales y sociales del negociador y el negociador necesita la decisión y mente firme del director.

 

Más info

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Psicología. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s