Cómo salvar el planeta

3829.jpg

Ganado en un asentamiento ilegal en el Bosque Nacional de Jamanxim, estado de Pará, norte de Brasil, 29 de noviembre de 2009. Con 1,3 millones de hectáreas, el Bosque Nacional de Jamanxim es hoy en día un microscopio que replica lo que sucede en la Amazonia, donde miles de hectáreas de tierra son presa de leñadores ilegales, ganaderos y mineros de oro. Fotografía: Antonio Scorza/AFP/Getty Images

Hazte vegano si quieres salvar el planeta

La producción de alimentos de origen animal multiplica por diez el impacto ambiental de los vegetales

Para obtener una proteína de carne de vaca se necesita mucha más tierra, más agua y emitir más contaminantes a atmósfera, suelos y aguas que para lograr una proteína de origen vegetal. Este es uno de los muchos datos que desvela un exhaustivo análisis de lo que la ciencia sabe sobre el impacto ambiental de la producción de alimentos. Los autores del estudio sostienen que solo una migración masiva a una dieta de base vegetal podría aliviar los problemas de sostenibilidad del planeta.

La investigación, publicada hoy en la revista Science, analiza el coste ambiental que tiene producir, transportar, comerciar y consumir los alimentos esenciales que alimentan a los 7.575 millones de habitantes del planeta. Para ello, han revisado más de 500 estudios previos y entrevistado a un centenar de expertos. La base de datos que han reunido recoge varios impactos de los 40 principales productos que aportan el 90% de las necesidades mundiales de proteínas y calorías. Entre esos costes están el porcentaje de uso de tierra para cultivarlos o criarlos, la cantidad de agua usada, las emisiones de CO2 y otras dos emisionesmenos conocidas pero de enorme impacto: la acidificación del suelo y la eutrofización de las aguas subterráneas, de ríos y mares, que supone un enriquecimiento excesivo en nutrientes. En ambos casos el agente principal son los fertilizantes nitrogenados.

Los resultados globales del estudio abruman: durante todo su ciclo de vida, la producción de alimentos ocupa el 43% de la tierra del planeta (sin contar desiertos y regiones heladas), es responsable del 26% de las emisiones de gases de efecto invernadero (en su mayor parte CO2 y metano, CH4). También lo es del 32% de la acidificación y el 78% de la eutrofización. Por último, casi dos tercios del agua dulce retirada de las cuencas va para regar o dar de beber a los animales.

Pero no impacta lo mismo producir un chuletón que soja para tofu. De hecho, los principales productos de origen animal (carnes, peces de piscifactoría, huevos y lácteos) necesitan el 83% de la tierra dedicada a la producción de alimentos y son responsables de casi el 60% de las tres emisiones. Lo peor es que, a cambio, solo aportan el 37% de las proteínas y apenas el 18% de las calorías que sostienen la alimentación humana.

“La carne de menor impacto crea un 360% más de emisiones de gases de efecto invernadero, un 3.200% más de acidificación, un 970% mas de eutrofización y usa un 230% más de tierra que una plantación media de soja para tofu por gramo de proteína”, sostiene Joseph Poore, investigador de la Universidad de Oxford (Reino Unido) y coautor del estudio, que ha centrado su carrera investigadora en el impacto ambiental de la agricultura. De hecho, usando las mejores tecnologías y conocimientos actuales para reducir su impacto, ningún alimento de origen animal de los estudiados tiene un coste ambiental inferior que su equivalente vegetal. “Nuestros resultados también sugieren que la diferencia entre proteínas animales y vegetales se mantendrá en el futuro”, añade Poore.

Por eso, para los autores del estudio, un cambio generalizado y masivo de dieta, arrinconando los productos animales en favor de los vegetales, tendría radicales consecuencias para el planeta: reduciría el consumo mundial de agua en un 20% y las distintas emisiones bajarían a la mitad. Pero el mayor impacto estaría en el uso de la tierra. Hasta el 76% de las tierras que ahora ocupan el ganado y la agricultura volvería a la naturaleza. En hectáreas, ese porcentaje son 3.100 millones, unas 62 veces la extensión de España.

“En general, las dietas de base vegetal son uno de los mecanismos más importantes para reducir nuestro impacto en el planeta. No se trata solo de las emisiones de gases de efecto invernadero, también la acidificación global, la eutrofización, el uso de la tierra o el del agua. Reducir tus vuelos o comprar un coche eléctrico, aunque relevantes, no consiguen tal reducción en este amplio abanico de impactos ambientales”, sostiene el investigador británico. El problema sería entonces lograr ese cambio global de la dieta. “A nivel individual es realista, un número creciente de personas ya están cambiando sus dietas. Sin embargo, será difícil lograr un cambio generalizado de la conducta”, concluye.

Para el investigador Javier Gódar, del SEI, un instituto de ciencia ambiental con sede en Estocolmo (Suecia), “buena parte de los cambios necesarios para combatir la crisis actual que vivimos van a centrarse en una multitud de aspectos relacionados con qué comemos, cómo producimos la comida y cómo la transportamos, industrializamos y consumimos”. El científico español, sin embargo, cree que las soluciones propuestas por los autores del estudio son, tanto por el lado de los consumidores como por el de los productores, buenos deseos. “Es evidente que a pesar de que cada vez hay más certificación, sellos sostenibles… y de que algunas sociedades avanzadas están más informadas, los sistemas de producción de alimentos a nivel global no han cambiado de forma fundamental en respuesta a esta mayor información”, afirma. Y añade: “Cambios en algo tan importante como los productos que comemos vienen determinados en gran medida por aspectos culturales y sociológicos que desde el punto de vista de un científico pueden ser calificados de irracionales”.

LA INSOSTENIBILIDAD DE LAS PISCIFACTORÍAS Y EL ADIÓS AL CAFÉ

Conscientes de la dificultad de implantar una dieta vegana a escala mundial, los autores del estudio publicado en Science plantean un plan B. Según sus estimaciones, la producción del mismo kilogramo de carne puede tener hasta tres veces más impacto ambiental según sea la explotación ganadera. Sus números dicen que si se prescindiera de la mitad de la producción de carne menos eficiente, aún se lograría el 70% de los objetivos conseguidos con una dieta 100% vegana.

Otros datos del trabajo muestran que, por ejemplo, la cría de mariscos en piscifactoría, aunque apenas usa tierra, genera tantas emisiones que, en conjunto, el impacto ambiental de lograr un kilo de carne de pescado es mayor que el de lograr uno de vacuno.

Otra opción que han valorado los investigadores es la renuncia al consumo que llaman accesorio. Si se retirara de la dieta el azúcar, el café, el alcohol (vinos y cervezas), el té o el chocolate se conseguiría reducir el impacto ambiental de los alimentos en un 20%.

 

Más info: artículo The Guardian (eng)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ciencia, Consumo de carne, Medio ambiente, Naturaleza, Pensar, Sistema. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s