Las creencias

Mientras que los seres humanos están dispuestos a matar a otros en defensa de una doctrina, también están dispuestos a morir por la misma causa. Ninguna otra especie parece capaz de morir o matar por una simple idea. Algunos dirán que eso es porque otras especies no pueden formular ideas o creencias, pero yo creo que la respuesta está en otra parte. La habilidad para formular creencias complejas sobre el mundo nos ha dado un gran poder, al menos sobre el mundo material. Pero estas capacidades intelectuales más elevadas también nos permiten tener clara conciencia de que vamos a morir. Este conocimiento nos puede llenar de angustia, y hay muchos que encuentran alivio aferrándose a una creencia por la cual están dispuestos a sacrificar sus vidas. Curiosamente, puede que el miedo a la mortalidad haya hecho que tantos creyentes se entreguen a la idea de la muerte.

John Gray. Los peligros de tratar de imponer nuestras ideas

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Pensar, Psicología, Religión, Sistema. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s