¿Tiene el universo un propósito?

¿Tiene el Universo un propósito? Ésta es una de las grandes preguntas que la John Templeton Foundation ha lanzado a pensadores y científicos. Os dejo la interesante respuesta del astrofísico y divulgador Neil deGrasse Tyson: No estoy seguro. [N.d.T: traducción casera]

¿Tiene el Universo un propósito? No estoy seguro, pero cualquiera que exprese una respuesta más firme a la pregunta está afirmando tener acceso a un conocimiento que no se basa en fundamentos empíricos. Esta manera de pensar notoriamente persistente, común en la mayoría de las religiones y algunas ramas de la filosofía, ha fracasado estrepitosamente en sus intentos por comprender, y por lo tanto predecir el funcionamiento del universo y nuestro lugar en él.

Afirmar que el universo tiene un propósito implica que el universo tiene intención. E intención implica un resultado deseado. Pero, ¿quién sería el que desea? ¿Y cuál sería el resultado deseado? ¿Es la vida basada en el carbono inevitable? ¿O los primates vivientes son el pináculo neurológico de la vida? ¿Son las respuestas a estas preguntas posibles sin expresar un profundo sesgo del sentimiento humano? Por supuesto, los humanos no estuvimos por aquí para hacer estas preguntas durante el 99,9999% de la historia cósmica. Así que si el propósito del universo era crear seres humanos, entonces el cosmos era vergonzosamente ineficaz al respecto.

Y si un objetivo adicional del universo era crear una base fértil para la vida, entonces nuestro entorno cósmico tiene una extraña manera de demostrarlo. La vida en la Tierra, durante más de 3,5 mil millones de años de existencia, ha sido constantemente asaltada por fuentes naturales de caos, muerte y destrucción. La devastación ecológica provocada por volcanes, cambios climáticos, terremotos, tsunamis, tormentas, pestes y sobre todo asteroides asesinos, han extinguido al 99,9% de todas las especies que han vivido aquí.

¿Qué hay de la vida humana? Si usted es religioso, puede declarar que el propósito de la vida es servir a Dios. Pero si eres una de los 100 mil millones de bacterias que viven y trabajan en un solo centímetro de nuestro intestino inferior (que rivaliza, por cierto, el número total de personas que alguna vez han nacido) dirías en cambio que el propósito de la vida humana es proporcionarte un lugar oscuro, pero idílico, el hábitat anaeróbico de la materia fecal.

Por lo tanto, si nos despojamos de la arrogancia humana, y después de filtrar las evaluaciones delirantes que promueve dentro de nosotros, el universo tiene un aspecto cada vez más aleatorio. Cuando los acontecimientos que supuestamente ocurren para favorecernos son tan numerosos como otros que podrían matarnos, entonces es difícil, si no imposible, afirmar una intención. Así que mientras no pueda afirmar saber con seguridad si el universo tiene o no un propósito, las pruebas en contra son fuertes y visibles para todo cualquiera que ve al universo tal y como es y no como ellos desearían que fuese. Soy Neil deGrasse Tyson.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Pensar, Religión. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s