Los derechos humanos frente a intereses económicos

“Es la economía, estúpido!”. La famosa frase James Carville, asesor de Bill Clinton durante la campaña electoral que le llevó a la Casa Blanca en 1992, sirve para responder las preguntas que muchos se hacen. ¿Por qué el insoportable silencio internacional ante los legítimos levantamientos de poblaciones que exigen libertad, dignidad económica y personal y democracia? ¿Por qué se han tolerado durante décadas los abusos a los derechos humanos de las dictaduras aliadas de Occidente que han generado la actual revolución que recorre el mundo árabe, desde Marruecos hasta Arabia Saudí? ¿Qué explicaba las visitas de Estado a regímenes dictatoriales y cleptocracias, los abrazos y besos con los autócratas árabes, las bendiciones a sistemas de Gobierno en las antípodas de la legalidad? La respuesta son miles de millones de dólares y una estabilidad regional que ha beneficiado a Europa y Estados Unidos y su principal aliado regional, Israel, a cambio de la inseguridad de las poblaciones árabes.

El mérito de los manifestantes árabes que están poniendo en serios aprietos, cuando no derrocando, a sus regímenes es enorme. No sólo se enfrentan a un aparato de seguridad represor -lo que les condena, en caso de fracaso, a ser perseguidos y probablemente masacrados- sino también al mundo entero desde el momento en que los dictadores contra quienes se levantan están ligados con el resto de los países mediante vínculos difíciles de borrar: contratos comerciales que no entienden de ideología ni de moral.

Esa es la razón por la cual los documentos de las ONG denunciando torturas, represión, ausencia de libertades y elecciones amañadas nunca arrojaron la más mínima sombra sobre los regímenes amigos: Arabia Saudí, Argelia, Bahrein, Egipto, Emiratos Arabes, el actual Irak, Jordania, Kuwait, Libia, Mauritania, Omán, Qatar, Túnez, Yemen, Sudán, Marruecos… De hecho, consultando los informes redactados por las oficinas comerciales españolas en los citados países nadie desconfiaría de la legitimidad de los regímenes, y sobre todo nadie dudaría de los jugosos negocios que reportan a Estados Unidos o Europa. A costa, eso sí, de los excesos que se cometan contra sus poblaciones. Este es un resumen de lo que querían ver nuestros Gobiernos en Oriente Próximo y el norte de Africa y de lo que veían sus ciudadanos, por lo cual se están levantando en masa contra sus dictadores. (Continuar leyendo artículo completo)

Escrito por Mónica G. Prieto
Fuente: Periodismo humano
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cooperación, Desigual, Noticias y política, Pensar, Sistema. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Los derechos humanos frente a intereses económicos

  1. Pingback: THE PROTESTER | ASAMBLEA VINARÒS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s