El final de la abundancia

Aquí van un extracto de la entrevista a Douglas Tompkins,  antiguo empresario multimillonario de las compañías The North Face y Esprit, que decidió dar un giro radical a su vida y dedicarse a la conservación de la naturaleza comprando y restaurando grandes extensiones de terreno en Chile y Argentina, para después donarlas al estado como zonas protegidas.

Entrevista a Douglas Tompkins. Filántropo de la naturaleza salvaje. Por Alberto D. Fraile Oliver

(…) ¿Quién ha sido más responsable [de la crisis] el sector público o sector privado?

La culpa es de todos: sector privado, público e individuos. Estamos todos en un sistema que requiere crecimiento y consumo de recursos constantes y eso ya no es viable. Ha habido una falta de respeto a los límites de la naturaleza. Ha caído nuestra visión global en la que tomamos como modelo la máquina y no la naturaleza. La arrogancia humana nos ha llevado a desarrollar la economía al margen de la naturaleza. Hemos desarrollado la civilización en la dirección equivocada y ahora recibimos las consecuencias del sobredesarrollo. Hemos superado la capacidad de carga hace 20 años. Nuestra huella ecológica es demasiado grande.

¿Necesitamos un cambio de paradigma?

Nos falta conciencia del mundo natural vivo en el cual nos encontramos. Somos parte indisociable de él pero hemos perdido esa percepción y hemos superado los límites.

Debemos recuperar el sentido de interconexión y vernos como un subsistema vivo dentro de un sistema mayor. En el mundo que viene recuperar esa conexión será clave para sobrevivir.

Cuando hablamos de un cambio radical en el modelo económico, no es muy buena idea ir directamente a las soluciones. Estamos programados con un modelo económico y para cambiarlo hace falta un renacimiento total. Ello requiere un análisis sistémico en profundidad. Las soluciones deben salir de ese análisis. Necesitamos frenar y gastar más tiempo en el análisis antes de improvisar soluciones falsas. Tenemos poco tiempo pero una falsa solución nos hará perder más tiempo que hacer un buen análisis sistémico.

Para escalar una montaña debemos saber primero donde está la montaña.

Por su palabras se intuye una apuesta por el decrecimiento

El crecimiento ad infinitud del consumo y la economía tienen que llegar a su fin. Vivimos en un planeta finito y los recursos son cada vez más escasos. Sobretodo los combustibles fósiles ahora que hemos alcanzado el pico del petróleo. Estamos chocando con los límites.

Falta visión. Tenemos una crisis de percepción. Hay limites pero nuestras economías están orientadas a un crecimiento sin fin. Estamos llegando al final de la abundancia de recursos. Hemos creado un monstruo voraz que come y come recursos. Es prudente y razonable frenar el crecimiento

En los últimos años hemos descubierto la fragilidad de la economía y la necesidad de reforzar la economía local. Es prudente pensar en otro paradigma en el que reducimos nuestros impactos y nuestra huella ecológica. Es absurdo querer mantener en movimiento todos los coches que hay con otra energía. Lo razonable es reducir el número de coches. (…)

entrevista completa en revista Namaste

Actualización 28/11/20:

Si te interesó el tema, aquí va un magnífico reportaje sobre Douglas Tompkins publicado en el Pais Semanal

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Medio ambiente, Naturaleza, Sistema. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s