Comprendiendo el Islam

Tras el debate sobre el post de “no al choque de civilizaciones”, y los argumentos puestos en contra, me veo en la obligación de intentar explicar de forma más detallada mi postura.

La opinión occidental sobre el Islam es que es una cultura medieval, que no respeta los derechos humanos, una cultura machista, violenta y autoritaria. Esta opinión está ampliamente extendida por Europa y EEUU.

Los problemas de las sociedades musulmanas

No cabe duda de que en la actualidad el Islam precisa urgentes reformas, ya que existen algunos lugares donde la interpretación extremista del Corán lleva a autoritarismo, opresión de las mujeres y minorías. La posibilidad de reformar el Islam, de encontrar puntos de vista comunes, y cambiar tendencias patológicas, plantea el reto de analizar cómo el Islam debe aprovechar el alcance y la capacidad que tienen los musulmanes para construir un futuro mejor.

Los fundamentalismos son quizás uno de los principales problemas a los que debe enfrentarse la sociedad musulmana actual. Sin embargo, el fundamentalismo dentro del Islam es un término complejo y creo que es necesario matizar algunos aspectos:

1) Los fundamentalismos no son la norma. El mundo islámico esta formado por un crisol de 1.300 millones de musulmanes con culturas, interpretaciones, escuelas de pensamiento y niveles de desarrollo muy heterogéneos, distribuidos por 57 estados a lo largo y ancho de Europa, África y Asia. De toda esa diversidad, sólo algunos países presentan serios problemas de fundamentalismo.

2) Evidentemente, no es un fenómeno exclusivo del mundo islámico, sino que representa posicionamientos radicales de cualquier religión o idea.

3) El origen de dichos fundamentalismos (tal y como actualmente se emplea hoy el término) es un fenómeno moderno (se origina con la revolución iraní 1979) y no tiene precedentes históricos conocidos.

4) El término se emplea para agrupar movimientos tan heterogéneos y distintos como el shiita y persa (Irán en 1979), el movimiento sunnita y pashtún (Talibanes) y el sunnita wahhabita y árabe (Ben Laden).

5) No todos los fundamentalismos apoyan el uso de la violencia. No hay que confundirlo con el Yihadismo, que sí se apoya en la violencia. Por tanto no se puede equiparar terrorismo con fundamentalismo.

“La mayoría de los musulmanes no son fundamentalistas, y la mayoría de los fundamentalistas no son terroristas, pero la mayoría de los terroristas actuales son musulmanes, y se identifican orgullosamente como tales.” Bernard Lewis

Los fundamentalistas quieren que el Islam se interprete y se practique exactamente igual que hace más de 10 siglos. Para ello se basan en 2 conceptos:

1) la aplicación de una ley jurídica de los siglos VIII y IX, la sharia. Ésta, contrariamente a lo que se piensa, tiene poco que ver con el la religión y el Corán, y sí mucho que ver con jurisprudencia del S. VIII (al igual que la Inquisición tenia poco que ver con las bases del Cristianismo presentes en la Biblia y sí con la interpretación medieval que se le dio)

2) y la idea del estado-nación: la religión y el Estado son la misma cosa.

Ambos conceptos chocan frontalmente con la concepción occidental de lucha por los derechos humanos y una fuerte tendencia a separar el Estado de la religión, originando estados laicos.

¿Existe el choque de civilizaciones?

La primera pregunta que creo que debemos plantearnos es si realmente existe el choque de civilizaciones. El término, acuñado por Huntington hace más de 15 años, asume la existencia de 8 culturas inmiscibles (occidental, musulmana, judía, hindú,…) que entran en conflicto por tener sistemas de valores diferentes. Sin embargo existen muchísimas críticas a esta teoría (ver 1, 2, 3, 4 y 5 ). Personalmente, creo que no existe dicho choque, ya que a lo largo de la historia diferentes civilizaciones han convivido y se han mezclado tanto como guerras ha habido dentro y fuera de ellas. Considero que el concepto de choque de civilizaciones, es simplemente una herramienta política de lucha por el poder, de control de masas mediante el miedo. Se define al otro y se crea una falsa dicotomía: el bando de los buenos y el bando de los malos. Es un razonamiento tan básico e incrustado en nuestra naturaleza humana que aparece en toda guerra, mitología, cuento o película de Disney. Según la teoría del Enemigo en el Espejo, una nación, una ideología política o un grupo necesitan tener un enemigo, que es su imagen invertida, la cual le sirve para reafirmar su identidad. En palabras de Rafael Miralles: “Las potencias necesitan tener un enemigo común y palpable para dar legitimidad a sus valores”. Hace unas décadas, durante la Guerra Fría, la bestia negra eran los comunistas, y hoy en día, ya nadie se acuerda de ellos. Tras los trágicos atentados del 11S, el enemigo ha pasado a ser el Islam.

Y el miedo parece extenderse como un cáncer en la sociedad europea. Se palpa un miedo irracional, no ya hacia el inmigrante, sino hacia el Islam expansionista y conquistador. La xenofobia se ve alimentada por un miedo insondable a una fe y unas ideas que no entendemos. Sentimientos de odio y miedo se entremezclan generando una aprensión irracional que nos dice que vienen a conquistarnos, “se van a quedar para siempre y vendrán más“, que vienen a someternos a una intolerancia medieval. La islamofobia se expande por toda Europa. Los efectos directos son la discriminación, la exclusión social, que llevan a muchos a la marginación, el desempleo, la pobreza y esto los introduce en una espiral de la que es seriamente difícil salir y que sólo sirve para reafirmar clichés.

Tras los atentados, los medios han transmitido reducciones simplificadas de la supuesta amenaza del mundo islámico, que han ayudado a crear una idea deformada de la sociedad musulmana. Rafael Miralles hace un revisión exhaustiva del tratamiento del mundo islámico por los medios de comunicación y textos escolares. Como describe Beatriz Cabrera:

Los medios tienden a crear de esta manera falsas identidades (mediáticas) que ayudan a esta clasificación entre “buenos” y “malos”, gracias a aspectos culturales, religiosos o sociales. Estas identidades tienen una visibilidad pública y son identificadas como políticamente correctas, ajustándose así a una estructura de oportunidad mediática. De este modo se trata la información como si de una fábrica a lo cadena de montaje se tratara: así de fácil, con sus productos etiquetados (identidades), y aquellos que se salen del molde van directamente al cubo de la basura (no tienen representación en la esfera pública)

Este mecanismo de etiquetado, en un sistema mercantilista donde los medios tienen que vender noticias, provoca inevitablemente una radicalización de dichas falsas identidades y la supuesta dicotomía. Términos como musulmán, islámico, radical, terrorista, fundamentalista e islámico, suelen aparecer de la mano, ayudando a ensalzar esta idea distorsionada. Y el problema es bidireccional, no sólo la prensa occidental genera esta falsa dicotomía. Muchos medios islámicos han “creado” la identidad occidental como carente de valores, falta de referencias morales, y hostil hacia el mundo islámico.

La vision de la sociedad occidental

Los ataques terroristas de la ultima década, el incremento de población musulmana en España, junto a esta visión simplista de los medios, ha llevado a que “desde 2002 y de manera creciente, todas las encuestas sociológicas, nacionales e internacionales, muestran un sentimiento de rechazo hacia los musulmanes y una estrecha vinculación entre terrorismo e inmigración musulmana” (1). En España varios sondeos de los últimos años concluyen que un 83 por ciento de los españoles percibe una relación directa entre ser musulmán y fanático (sondeo de la opinión pública de Metroscopia en 2006), un 57% de los encuestados califica a cualquier persona que practica el Islam como “violenta” (según sondeo del Real Instituto Elcano en 2004) o un 68 por ciento de los españoles considera que una mayor interacción entre Islam y “Occidente” sería una amenaza (sondeo de Gallup en 2008). En Alemania un 93% de los interrogados identificaban Islam con represión de la mujer y el 83% con terror.

Esta falsa dicotomía, ha demostrado ser una idea poderosa como elemento político, que ha despertado los miedos más profundos en la sociedad europea. Ha llevado, por ejemplo, a debates en Francia y España sobre la prohibición del velo (como elemento de sometimiento), o recientemente a prohibir la construcción de minaretes en Suiza. Esto en mi opinión devalua la valiosa separación entre religión y Estado, de los paises occidentales, ya que como en el caso de la prohibición de Suiza, supone la inclusión de normas religiosas en la constitución. Suiza ha sido la primera, pero no creo que sea la última.

¿Como nos ven ellos?

Resulta cuanto menos curioso, la percepción de la situación de los musulmanes en España respecto a la imagen que nos venden los medios. Un estudio del Ministerio de Interior en 2006 sobre la comunidad musulmana en España revela que el 90% considera que nunca se debe utilizar la violencia para defender o difundir creencias religiosas y el 84% está convencido de que es perfectamente posible ser a la vez buen musulmán y buen español. Un 92% afirma que todos debemos esforzarnos por respetar las creencias religiosas de los demás. Además, el 86% dice que está totalmente adaptado o bastante adaptado a la vida y a las costumbres españolas.

No cabe duda que existen graves problemas actuales dentro del Islam, sin embargo esto nada tiene que ver con la afirmación simplista e irracional de que el Islam es el problema. Quizás debamos cada uno acercarnos al complejo mundo del Islam, para llegar a entenderlo por nosotros mismos, de una forma no adulterada, sin caer en estereotipos simplistas. Y, para despedirme, os dejo con un video muy sugerente.

Bibliografía: la enlazada para cada apartado, junto con el libroInshallah: comprender el Islam

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Medios de comunicación, Pensar. Guarda el enlace permanente.

31 respuestas a Comprendiendo el Islam

  1. Pablo dijo:

    Te comentaría esta gran entrada, pero no quiero privar a Antonio del honor de ser el primero. :o)

  2. Antonio dijo:

    PARTE 3/4: CONCLUSIÓN Y DESPEDIDAMi postura es desagradable, políticamente incorrecta, no recibe subvenciones y por desgracia es muy manipulable. No sólo tú, Carlos, yo también tengo a mi alrededor musulmanes orgullosos de serlo con un nivel cultural del cual me encantarían las migajas. Joder, que no sé cómo decir ya que no me considero mejor que ningún musulmán (ni que nadie), que el legado del Islam es enorme y que, en su momento, la cultura ligada al Islam fue la más avanzada de la Humanidad. Que ya lo he dicho, coño. Que me pueden gustar las personas pero no necesariamente la cultura de la que proceden. O quizás no tanto como ésta en la que estoy ahora. Que ni siquiera descarto cambiar en un futuro a otra cultura que me satisfaga más.Pero hasta entonces, me gusta imaginar que mis hijas tendrán el mismo nivel educativo que sus compañeros varones, al revés de lo que ocurre en gran parte de Afganistán. Que su infancia será prolongada en el tiempo y que no tendrán más necesidad masculina que la de su padre y la de los chicos con los que empiecen a salir en la pubertad, al revés de lo que ocurre en Bangladesh. Que sus relaciones sexuales no serán traumáticas al poder disfrutar de su clítoris, al revés de lo que ocurre en gran parte de Sudán. Que no tendrán que abandonar su tierra por ser homosexuales, como en el norte de Nigeria. Que no necesitarán el consentimiento de un varón para trabajar donde quieran, al revés de lo que ocurre en Arabia Saudí. Que no se les estigmatizará como putas por ser todo lo promiscuas que les dé la realísima gana, al revés de lo que ocurre en gran parte del Magreb. Y que nadie incitará a que las peguen, como sí ocurre en Fuengirola.Gracias por la paciencia a quien haya leído hasta aquí e insisto en mi idea de no pretender creerme mejor que nadie. Si algún musulmán lee esto y se siente ofendido, lo cual no deseo, no tengo inconveniente en ponerme a su disposición para intercambiar impresiones por si alguno de los dos cambiamos de opinión. Un saludo, hasta otra y, a diferencia de lo que nos propone Carlos, disfrutemos de un vídeo realmente sugerente (13).

  3. Antonio dijo:

    PARTE 2/4: MÁS ARGUMENTOSTeniendo esto en cuenta, continúo. No hacía ninguna falta que te molestaras en definir “fundamentalismo” o “yihadismo”. No he conseguido hacerte entender que no tengo nada contra el Islam per se aunque te haya insistido en ello con ejemplos bastante claros en anteriores comentarios. Y ya sé que la Sharia es al Islam lo que la Inquisición al Cristianismo, si ya lo sé, en serio. El pequeño matiz es que la Sharía sigue practicándose con profusión (5) mientras que la Inquisición desapareció hace siglos. Y, créeme, a quien la Inquisición le estuviera descoyuntando las extremidades en un potro de tortura le iba a importar bastante poco que le enseñáramos la diferencia entre la Inquisición y el verdadero Cristianismo. No se le podría reprochar que, entre aullidos de dolor, identificara el segundo con la primera, ya que es ni más ni menos que lo que ha conocido.Por mucho que nos fastidie a los que nos consideramos católicos, en nuestra religión se prohíbe el uso del preservativo y tiene en su haber sonados casos de pederastia. Y por mucho que le fastidie a algunos musulmanes, la Sharia es una manifestación más del Islam y, en mayor o menor medida, se extiende junto con las poblaciones humanas que practican este último (6).Supongo que tus pasajes acerca de la necesidad de un enemigo, real o buscado, con sucios intereses lo has dejado para algún otro lector tuyo, porque conociéndome deberías saber que la política deleznable y manipuladora de las grandes potencias la tengo meridianamente clara desde hace tiempo. Pero vayamos al meollo del asunto: ¿Por qué el arma arrojadiza es la cultura islámica y no otras?Me resulta complicado, por no decir cómico, imaginar un sacerdote budista con un cinturón de explosivos bajo sus vestiduras. Pero, joder, no lo es tanto en el caso del imán de una mezquita. ¿Por qué, si está claro que Islam no es terrorismo? Aquí es donde retomamos lo que mencionaba acerca de las diferencias entre culturas y sus aspectos más o menos deseables. Vale que a Bush jr. le interese hacerme creer que mi enemigo es musulmán, pero las imágenes sobre las que se forman mis prejuicios vienen en la red, TV y prensa aceptablemente libre de forma continuada: atentado suicida en tal sitio, atentado suicida en tal otro, maltratos, lapidaciones, ablaciones, latigazos… (7). Espero que seas consciente de que hay muchas prácticas e imágenes muy explícitas, desde torturas físicas hasta incluso asesinatos, en nombre del Islam y que son difíciles de encontrar en otras religiones, que he preferido no incluir. Todo esto, aunque no gusta admitirlo, aunque no proceda del mismo, está dentro del Islam. ¿Por qué ese interés en depurar su imagen? La Iglesia Ortodoxa, mayoritaria en Europa oriental y Rusia, no ha sido utilizada nunca por EE.UU a pesar de tener al comunismo como enemigo común (8). ¿Por qué? Mmmh, igual el arma arrojadiza es la cultura islámica porque es la más fácil de ser usada de esa manera.Si vas por la calle y te golpean consecutivamente cuatro tíos con sombrero azul, es comprensible que cuando veas a un quinto cambies de dirección aunque no tengas la seguridad fehaciente de que te vaya a golpear también. Hay prejuicios que son más difíciles de reprochar, y el Islam no ha sabido combatir contra quienes manchan su imagen. O no ha podido (9).Tan cierto es que, tal cual dices, hay que comprender el Islam, como que éste debe hacer lo propio con Occidente. ¿Hasta qué punto se da esa reciprocidad? ¿Es simétrico el esfuerzo que se hace en Occidente y en el mundo islámico para combatir los prejuicios sobre el otro? Jamás he oído, de forma pública o privada, a un cura católico aleccionar a sus feligreses contra el Islam. Lo contrario no está tan claro (10).Amelia Martínez no pertenence a ninguna asociación y no ha escrito nunca un artículo sobre cómo comprender la cultura islámica. Es amiga mía, profesora en un instituto y conocedora de lo tremendamente complicado que resulta tener un más del 50% de estudiantes magrebíes en clase, situación bastante normal en algunos institutos de la región. El hecho de que los alumnos falten al respeto y desacaten la autoridad porque no pueden asumir que una mujer les dé clase ha provocado situaciones dificilísimas para el desarrollo del curso.Abdellaziz no pertenece a ninguna asociación y no ha escrito nunca un artículo sobre cómo comprender la cultura islámica. Es saharaui, amigo personal del Ministro de AA.EE. de su país en el exilio y me dijo que uno de los muchos motivos por los que el resto de países islámicos (salvo Argelia por intereses particulares) se posicionaban junto a Marruecos en el conflicto del Sáhara es por la forma particular y relajada de interpretar el islamismo sunní en ese país.Arturo Pérez-Reverte sí pertenece a alguna asociación, se llama RAE. Al margen de que suscribo todo el artículo suyo que citas (tal vez debieras releerlo), en otros ya alerta del arma de doble filo que supone lo “políticamente correcto” en muchos aspectos en general, y en la problemática de la inmigración también. Cómo curarnos en salud en un sentido provoca trato de favor en otro (11). Tú mismo, Carlos, sugieres que nos acerquemos al mundo del Islam para conocerlo de forma no simplista. Pienso que, si no fuera parte de una problemática, sería igual de necesario acercarse al Islam que a la cultura Inuit de Groenlandia o a la de los indios arahuacos. Quizás más, por el tema histórico de Al-Andalus y la Reconquista. Me gusta conocer gentes y lugares, y es indudable que quien quiera aumentar su bagaje cultural debe conocer el Islam pero ¿y si no fuera así? ¿Por qué es necesario saber expresamente qué puede irritar a un fundamentalista musulmán? Dicho de otra forma, ¿por qué se puede convivir mejor con (y dentro de) otras culturas diferentes a la islámica? (12).Turquía es, supuestamente, el país islámico más pro-occidental desde que su caudillo Kemal Atatürk iniciara la transformación al laicismo del mismo, hasta el punto de que busca su ingreso en la UE Y se siguen produciendo allí, a día de hoy, muchísimos crímenes de honor cada año (y no, no es comparable a los casos de maltrato no ligados a religión que pueda haber en España). ¿Te imaginas qué puede ocurrir en lugares más conservadores, en donde no llegan los medios de comunicación? Ya te puse el enlace en tu otra entrada, así como el de Wafa Sultan, pero también el del “change” de votos musulmanes a cambio de asumir actitudes machistas en Tarragona, el del imán que enseñaba a pegar las mujeres en la Costa del Sol… Has utilizado muchas veces el argumento de que el Islam se extiende de forma compleja por muchos países de características diferentes, pero, insisto, que las actitudes retrógradas (en la medida en que pueden) también están ocurriendo aquí, a nuestro alrededor, no sólo en lugares recónditos y remotos.Respecto a tu vídeo, Carlos, debo señalar lo siguiente:I) No sé a qué instituto irías tú, pero en el mío no dejaban asistir a clase a nadie con las pintas que se muestran ahí. Supongo que esto tira por tierra gran parte de los argumentos del vídeo.II) El pretender que nos creamos que una niña decide llevar “hiyab” con independencia de su entorno familiar o, incluso, en su contra, es una de las patrañas más burdas, torpes, falaces, buenrollistas, abrazafarolas, cancamuseras, roñosas, pinchaúvas, prefabricadas, edulcorantes, peregrinas, supercalifragilísticoespialidosas, chupiguays e insolentes desde que Aznar dijo que hablaba catalán en la intimidad. Y ya ha llovido desde entonces.

  4. Antonio dijo:

    PARTE 1/4: SALUDO Y PRIMEROS ARGUMENTOSDespués de leer, ver y escuchar tu brillante entrada “Comprendiendo el Islam”, debo aplaudir tu esfuerzo y entrega por defender tus ideas de un modo tan sumamente metódico y exhaustivo. Ser, si no me puede la soberbia, el principal instigador del mismo hace que me sienta casi halagado y hasta cierto punto responsable. Antes de que se me olvide, Pablo, gracias por tu complicidad y tus fotos.No voy a seguir tu estructura de artículo científico para contestarte, primero porque no me interesa perjudicar mi ya depauperada imagen permitiendo a algún otro bloguero comparar un artículo tuyo con el que pudiera perpetrar yo, y en segundo lugar porque (creo) que no puedo usar hipervínculos para enlazar contenidos como tú. Comienzo a desarrollar aquellos aspectos con los que no estoy de acuerdo… con lo cual, sorprendentemente, tengo que empezar a refutar argumentos desde la línea cinco de tu entrada. Porque ni siquiera estoy de acuerdo en que el Islam deba ser reformado ¿Por qué habría de serlo? ¿Porque te gustaría más a ti, que no eres musulmán, que fuera de otra manera?Antes de continuar, me gustaría hacer hincapié en un aspecto que considero crucial. Carlos, tú tienes una idea y buscas argumentos en lo que comenta la gente que piensa como tú. Como buen hacedor de artículos científicos, sabes que eso es ni más ni menos que sesgar la muestra para obtener los resultados esperados. En cambio, mi opinión está formada por mi gran afición a leer la prensa, a pasear por mi barrio (porque generalmente no puedo por el extranjero) y a escuchar a gente de toda índole; aunque no lo creas, no viene de ideas preconcebidas, y sí de la información que me impregna. Con los argumentos adecuados, que todavía espero, mi forma de pensar cambiará hasta parecerse a la tuya. De hecho, ya ha sido así en algún momento, cuando pensaba en mi adolescencia que el mundo no es el sitio que es. Pero tengo la impresión de que, en cambio, tú no darás el brazo a torcer en ningún caso. Con todas las de perder, claro, porque no puedes imponer tus ideas particulares a las noticias en prensa con las que te puedo responder.Prosigo paso a paso. Creo que tu artículo, por partes, adolece de respuestas firmes a mis preguntas anteriores, y en cambio has mostrado una capacidad de trabajo brutal en cosas que ya tenía claras. En tu anterior entrada te planteé la cuestión de que no todas las civilizaciones que se pretenden aliar son igual de aceptables, que unas eran (entre otras cosas) más manejables que otras, y por eso mi disconformidad con dicha entrada, ahí y no en otra cosa estuvo el inicio de la discusión. Tú te aferrabas a que “todas las culturas son diferentes pero igualmente respetables”, que todas tienen sus cosas buenas y malas y que “todas acaban siendo iguales para el individuo” (com. pers.) aunque sea por la ignorancia de poder comparar con el resto de culturas. Sí, claro. Por los cojones. Por mucho que me digas, el sistema de castas de la India, cultura diferenciada y milenaria donde las haya, es una soberana putada para quien nace en una casta inferior (1), y en la cultura inca era otra hijoputez ser la esposa o criada del emperador, pues les tocaba morir “solidariamente” cuando el emperador fallecía (2). Una cosa es que la cultura occidental tenga sus perversiones o que sea dañina para otras culturas, y otra muy distinta es que el individuo en su seno viva mejor en términos como independencia o posibilidades de desarrollo intelectual o físico. Y sí, la cultura que uso como baremo y con la que comparo a las demás es la occidental, europea o como quieras llamarle, la que hace suyos los principios de la “Declaración Universal de los Derechos Humanos” (3). Llámame intolerante, Carlos, pero las culturas animistas del África occidental por las cuales las personas albinas son asesinadas para hacer sortilegios con sus entrañas (4) no las considero válidas ni aceptables.Basándome en esta puntualización, que sólo es necesaria en casos extremos de exaltación del buen rollo universal como el tuyo, mantengo que: A_ Las culturas no sólo son diferentes, sino que unas son más respetables que otras (sí, sí, no te frotes los ojos) y merecen más ser tenidas en cuenta. B_ Hay culturas, y no hablo necesariamente de este caso en concreto, cuyas posibilidades para enriquecer a las demás no radican en su trato hacia las personas.

  5. Pablo dijo:

    El video de Antonio me ha puesto cachondo.

  6. Antonio dijo:

    TERCERA PARTE En tu cuarto párrafo señalas que “creo que la piedra angular de nuestro debate no es tanto, como tu apuntas, si una civilización es mejor que otra” (1). Pues qué quieres que te diga, a estas alturas y aún andamos así… Para mí sí lo es, te lo he dicho por activa y por pasiva y, de hecho, es lo que da sentido a mi comentario inicial en tu famoso video de enero. A regañadientes, y a pesar de lo anterior, me concedes leer que “comparto contigo la idea de que no todas las opiniones son igualmente respetables” (1). Esta frase tiene gran importancia, pues un servidor no la habría ensalzado si no fuera un argumento contra tu manida igualdad entre culturas, a la que te aferrabas en nuestras conversaciones personales (a las que son ajenos el resto de lectores de tu blog) con argumentos tan peregrinos como “Sí, hay caníbales papúes que tienen por costumbre comer a sus enemigos, pero occidente crea bombas atómicas” (com. pers.). El hecho de que en la diferencia entre culturas haya unas mejores que otras, en los términos que sean, es la clave de mi postura. En ese mismo párrafo ignoras de un plumazo mis enlaces sobre cómo las expresiones más repudiables del Islam se van expandiendo conjuntamente con sus formas más aceptables socialmente (1) para acabar planteándome si el Islam es un problema y, a partir de ahí, si sus seguidores son menos respetables que otros colectivos. Respecto a la primera cuestión, no me creo cualificado para discernir con exactitud si el Islam, como religión, es la causa última de los problemas que genera la cultura que hay a su alrededor. Se podría pensar que sí, pero otras religiones abrahámicas como el judaísmo y el cristianismo también contemplan en su origen actitudes incompatibles con la convivencia en un estado moderno laico (paso de ponerte los enlaces a la Biblia cristiana o a la Tanaj) y sin embargo ambas se hallan patentes en la sociedad occidental; quizás la clave sea la cantidad o intensidad de dichas actitudes. No lo sé. No me preocupa como no sea en la forma en que le pueda afectar a la sociedad en que me hallo. Y respecto a la segunda, te quería decir que nunca, nunca, habría querido llegar a esta situación en la que me planteas si un musulmán en tal caso sería menos respetable. Te he venido poniendo ejemplos y opiniones personales que deberían haberte disuadido de ello, pero de nada ha servido. Me molesta siquiera que llegues a plantearme tal cuestión. Yo también profeso una religión, y sé que todos somos en gran parte lo que hemos aprendido y que no depende de cada uno ni dónde nace ni la educación que recibe. El arrojar así a un lector de tu blog a los pies de los caballos hace que me plantee seriamente el volver a comentar una entrada tuya. Lamento el tono desagradable. En tu siguiente párrafo es de agradecer que pongas ejemplos sencillos para los que, por desgracia, estamos reñidos con la estadística. Me pliego a tu modelo y participo del mismo con los apartados que propones:a) Número de observaciones suficientes: muy fácil, sólo con los ejemplos que te incluyo en anteriores entradas y que tienen lugar en suelo español ya hay un “número de observaciones suficientes”, excesivo diría yo. Para tu ejemplo hábilmente escoges alubias en vez de melones previendo el sitio por donde pienso metértelas ¿verdad?b) Categorías artificiales: creo que puedo darte una respuesta intuitiva, pero en aras de la rigurosidad y para no meter el gambazo te agradecería que me explicaras este punto más detenidamente.c) Percepción selectiva: sí, tendemos a recordar sólo lo chocante, pero es que en este caso hay muchas situaciones chocantes, muchas, repetidas y sin merma. ¿Me vas a hacer buscar estadísticas de los “crímenes de honor” en los países donde se conocen los datos? ¿O prefieres que las busque en “latigazos-per-capita”? Por otra parte, y como ya he dicho, si un musulmán viendo las noticias sobre pedofilia en la religión que yo profeso decidiera no mandar a sus hijos a un colegio regido por curas católicos lo entendería perfectamente. ¿Te vale así?d) Causación vs. correlación: te he señalado (no estadísticamente, cierto es) en anteriores enlaces cómo las formas menos aceptables del Islam se expanden por occidente junto a las más aceptables, independientemente de que estas últimas sean o no el origen de las primeras. Y como te he dicho antes, el origen de los extremismos me interesa en la medida en que sea útil para acabar con ellos. Entiendo en tu siguiente párrafo (de lo cual me siento orgulloso) la extrapolación que haces en relación a los hombres, mujeres y Derechos Humanos, pero creo que con lo que he comentado ya está contestado. Y, en el mismo párrafo, respecto a las noticias sesgadas por Occidente a las que te aferras como un clavo ardiendo, me remito a lo ya dicho sobre la libertad de prensa y al hecho cierto de que hay situaciones que no admiten mucho sesgo, explicaciones o esfuerzo de comprensión (10). No quería ser desagradable, le he intentado en anteriores comentarios, pero aquí te lo has buscado tú solito. Y por último, decir que tu justificación en la pobreza para aquellas situaciones indeseables relacionadas con el mundo musulmán ya estaba prevista y refutada en anteriores comentarios, pero no tengo inconveniente en mostrarte mi desacuerdo ya que, desde mi ignorancia, hay una gran cantidad de población subsahariana sumida en la pobreza que no genera a nivel global (entiéndeme bien) los problemas de la cultura islámica; igualmente pasa en el caso de Latinoamérica (no creo que sean equiparables las apariciones de pandilleros latinos, quizás sí el inexorable avance del Reggaeton). Como ya te he dicho, echo mucho de menos que me respondas punto por punto a mis dudas y discrepancias, y me frustra que cuando te las planteo me propongas un debate alternativo dejándome en la estacada. Seria un modelo tan tedioso como demuestra todo este comentario mío, pero mucho, muchísimo más fácil para todos. Tengo la sensación de que los argumentos y enlaces que pongo no son útiles para nada (y, de hecho, hay apuntes en tus comentarios que ya he contestado, acentuando mi duda sobre la utilidad de hacerlo). Pienso que es muy cómodo nadar y no mojarse, y que todo este rollo sería innecesario si en su momento me hubieras respondido con la mano en el corazón el pasado 14 de enero si preferías que tus hijas se criaran en los roles que defiende una sociedad como la sueca o bien como la yemení… insha’Allá* Para Pablo: Gracias, es lo que pretendía. ¿Y si le añadimos unos toques de zoofilia? (11).

  7. Antonio dijo:

    SEGUNDA PARTEEn definitiva, pienso que no me puedes reprochar que efectivamente haya pensado en tu entrada como un órgano de limpieza mediática de la idiosincrasia islámica (merecedora del mismo o no) y que vídeos como ése, otorgándole el mismo valor a la situación de la gente en Oriente y Occidente, no ayudan a imaginarte propugnando “una postura bastante rotunda y clara en contra de cualquier idea o posición que vaya en contra de los derechos humanos” (1) como no sea la que te otorgamos aquellos que tenemos la suerte de conocerte personalmente.Tras leer tu tercer párrafo y recoger con resignación mis cojones caídos en el suelo ante semejante despropósito por tu parte, comento por separado las dos ideas principales que infectan dicho párrafo:I) En relación a mi persona, dices que “Curiosamente no he visto que tu hayas intentado acercarte ni entender argumentos desde la otra postura” (1). Los argumentos de la “otra postura” me llegan sin cesar leyendo con avidez comentarios como los que posteas tú libremente en la Red, leyendo la prensa sin censura estatal o viendo en la TV reportajes sobre gentes y lugares que por desgracia no voy a conocer y en donde no tienen la suerte de disfrutar de unos medios de comunicación con suficiente libertad para mostrar las dos supuestas posturas a las que te refieres.II) Apagando el fuego con gasolina te atreves a decir que “la opinión de los ciudadanos occidentales y la prensa occidental no es precisamente muy imparcial” (1). ¿Eres consciente de lo que has escrito o es que huyes hacia adelante? ¿Crees que te puedes fiar más de la prensa de cualquier país islámico que de uno occidental? Si es una broma, a Ali Lmrabet no le hará ni puta gracia, que lo sepas (8), como a la inmensa cantidad de gente que ha visto mermada su libertad o incluso su integridad física en aras por pronunciarse de forma independiente en tantos y tantos países islámicos (9). Podría ponerte, como imaginas, miles de ejemplos más, pero es que he colapsado los servidores de Google yo solito, hazte cargo. Como te decía, ha sido una frase muy, muy desafortunada, por decirlo de algún modo, y muy relacionada con un aura de “lo nuestro es peor” de la cual intentas desembarazarte en este último comentario pero que impregna muchas de tus entradas.

  8. Antonio dijo:

    PRIMERA PARTE* Para Carlos:Paso, como ya es costumbre, a comentar los aspectos de tu comentario anterior en los que no estoy de acuerdo o que necesitan una explicación más profunda para mi mejor comprensión.En primer lugar, si tuviera que decidirme por una opción, diría que, al menos un servidor no trata de llegar a una postura común contigo sino de dar pie a que me convenzas o bien a convencerte a ti en los puntos en los que discrepo. Esto no es una negociación, sino un intercambio de pareceres.Continúo dándote mi opinión párrafo por párrafo. Tu frase “Ciertos comentarios tuyos (…) me hacen sospechar que piensas que pretendo, en aras de lo políticamente correcto y del buenismo [1] máximo, defender que no existe ningún problema dentro del Islam” (1) me parece muy importante. Supongo que, como yo, lees las noticias y sabes que hay situaciones incomprensibles dentro del Islam. Pues bien, ese aspecto lo difuminas con un vídeo buenrollista y pusilánime como el de tu entrada de enero. ¿Por qué? Porque hay comparaciones que no pueden tener lugar. Para empezar, por mucho que te (nos) joda, Bush jr, además de ser un criminal de guerra, mentiroso y cocainómano, forma parte de un sistema al menos en apariencia democrático y que permite la alternancia en el poder. Bin Laden, quien efectivamente fue adiestrado por los EE.UU., no admite más voluntad que la suya propia en aquellos territorios que domina o pretende sojuzgar (como Al-Andalus, echémonos a temblar) y aspira a un régimen teocrático, claramente definido por sus cómplices talibanes, donde el respeto a los Derechos Humanos brilla por su ausencia. Punto Uno de ese vídeo.Punto Dos de ese vídeo y que, en mi opinión, le otorga el grado de “Superñoño” (2): las encuestas, a las que también recurres en tu entrada de febrero, son tan fiables como un mono con dos pistolas. ¿Crees que alguien va a responder a un entrevistador que el país de acogida es una mierda llena de depravación y que habría que refundarlo desde los cimientos? ¿En serio te lo estás creyendo? (3) Vamos a ver, es que si mi directora de departamento me lo exigiera yo firmo ante notario que Superperrete (4) debiera ir desde Ricote a Madrid a ocupar el sillón que ha dejado vacante el difunto Miguel Delibes en la RAE, no te fastidia… Que el 80 % de los encuestados quiera la paz en Oriente Medio, el 95 % propugne el amor entre pueblos y que el 108 % diga que está feo ir matando peña por ahí no es sintomático de nada… Y también qué menos que decir esas obviedades, oiga.Y aunque lo entienda más propenso al matiz, también quería comentar en relación al vídeo de marras que, a partir del 01:40, cuando se habla de todo lo que puede conseguir la gente en relación a su gobierno, tras poner los ejemplos de los sms y voluntarios al teléfono que intervinieron en las elecciones de España y EE.UU., respectivamente, se mencionan (sin fecha o contexto alguno) los nombres de Indonesia, El Líbano y Egipto como sitios donde los musulmanes han pedido el cambio político. Bien, pues no sé lo que han logrado si lo comparamos con Occidente, ya que Indonesia sigue siendo, de facto, un país totalitario donde la represión es la norma (puedes preguntar en Banda Aceh o Timor Oriental (5)), El Líbano (como ya te dije) sigue dominado en la sombra por el fundamentalismo sirio (6) y Egipto, incomprensiblemente para el mensaje del vídeo, disfruta de una democracia aceptablemente real desde hace tiempo y es uno de los garantes de la poca estabilidad que pueda haber en Oriente Medio (7). Se ha cubierto de gloria el que ha hecho el vídeo, vamos.

  9. Carlos dijo:

    Pues Antonio, siento haberte molestado con mi comentario anterior, ya que no ha sido mi intención en ningún momento. Y siento también no seguir con este debate: creo que los dos hemos expuesto suficientemente bien nuestros argumentos como para seguir de forma infinita en una discusión que creo no lleva a ningún sitio.

  10. Antonio dijo:

    Disculpas acepadas, te conozco y no pienso que el molestar a los demás sea precisamente una de tus aficiones ni mucho menos.Pero yo tengo razón, hala, lero lero, chincha rabiña. :)

  11. Pingback: Decálogo de la islamofobia nacional | Cómo cocinar una rana

  12. spirifex dijo:

    Estoy comprobando que tras la migración de Windows Live a WordPress, se perdieron muchos comentarios, de lo que considero que fue una discusión interesante (aunque infructuosa). Por suerte pude hacer una copia de la pagina antes de migrarla, así que procedo a publicarlos todos en el mismo orden (aunque estos 11 se repitan) para mantener el hilo argumental.

  13. spirifex dijo:

    #1: Pablo Ruiz – 05/03/2010 1:25:21
    Te comentaría esta gran entrada, pero no quiero privar a Antonio del honor de ser el primero. :o)

  14. spirifex dijo:

    #2: Antonio Bastida León – 08/03/2010 0:54:49
    PARTE 1/4: SALUDO Y PRIMEROS ARGUMENTOS

    Después de leer, ver y escuchar tu brillante entrada “Comprendiendo el Islam”, debo aplaudir tu esfuerzo y entrega por defender tus ideas de un modo tan sumamente metódico y exhaustivo. Ser, si no me puede la soberbia, el principal instigador del mismo hace que me sienta casi halagado y hasta cierto punto responsable. Antes de que se me olvide, Pablo, gracias por tu complicidad y tus fotos.

    No voy a seguir tu estructura de artículo científico para contestarte, primero porque no me interesa perjudicar mi ya depauperada imagen permitiendo a algún otro bloguero comparar un artículo tuyo con el que pudiera perpetrar yo, y en segundo lugar porque (creo) que no puedo usar hipervínculos para enlazar contenidos como tú.

    Comienzo a desarrollar aquellos aspectos con los que no estoy de acuerdo… con lo cual, sorprendentemente, tengo que empezar a refutar argumentos desde la línea cinco de tu entrada. Porque ni siquiera estoy de acuerdo en que el Islam deba ser reformado ¿Por qué habría de serlo? ¿Porque te gustaría más a ti, que no eres musulmán, que fuera de otra manera?

    Antes de continuar, me gustaría hacer hincapié en un aspecto que considero crucial. Carlos, tú tienes una idea y buscas argumentos en lo que comenta la gente que piensa como tú. Como buen hacedor de artículos científicos, sabes que eso es ni más ni menos que sesgar la muestra para obtener los resultados esperados. En cambio, mi opinión está formada por mi gran afición a leer la prensa, a pasear por mi barrio (porque generalmente no puedo por el extranjero) y a escuchar a gente de toda índole; aunque no lo creas, no viene de ideas preconcebidas, y sí de la información que me impregna. Con los argumentos adecuados, que todavía espero, mi forma de pensar cambiará hasta parecerse a la tuya. De hecho, ya ha sido así en algún momento, cuando pensaba en mi adolescencia que el mundo no es el sitio que es. Pero tengo la impresión de que, en cambio, tú no darás el brazo a torcer en ningún caso. Con todas las de perder, claro, porque no puedes imponer tus ideas particulares a las noticias en prensa con las que te puedo responder.

    Prosigo paso a paso. Creo que tu artículo, por partes, adolece de respuestas firmes a mis preguntas anteriores, y en cambio has mostrado una capacidad de trabajo brutal en cosas que ya tenía claras. En tu anterior entrada te planteé la cuestión de que no todas las civilizaciones que se pretenden aliar son igual de aceptables, que unas eran (entre otras cosas) más manejables que otras, y por eso mi disconformidad con dicha entrada, ahí y no en otra cosa estuvo el inicio de la discusión.

    Tú te aferrabas a que “todas las culturas son diferentes pero igualmente respetables”, que todas tienen sus cosas buenas y malas y que “todas acaban siendo iguales para el individuo” (com. pers.) aunque sea por la ignorancia de poder comparar con el resto de culturas. Sí, claro. Por los cojones. Por mucho que me digas, el sistema de castas de la India, cultura diferenciada y milenaria donde las haya, es una soberana putada para quien nace en una casta inferior (1), y en la cultura inca era otra hijoputez ser la esposa o criada del emperador, pues les tocaba morir “solidariamente” cuando el emperador fallecía (2).

    Una cosa es que la cultura occidental tenga sus perversiones o que sea dañina para otras culturas, y otra muy distinta es que el individuo en su seno viva mejor en términos como independencia o posibilidades de desarrollo intelectual o físico. Y sí, la cultura que uso como baremo y con la que comparo a las demás es la occidental, europea o como quieras llamarle, la que hace suyos los principios de la “Declaración Universal de los Derechos Humanos” (3). Llámame intolerante, Carlos, pero las culturas animistas del África occidental por las cuales las personas albinas son asesinadas para hacer sortilegios con sus entrañas (4) no las considero válidas ni aceptables.

    Basándome en esta puntualización, que sólo es necesaria en casos extremos de exaltación del buen rollo universal como el tuyo, mantengo que:

    A_ Las culturas no sólo son diferentes, sino que unas son más respetables que otras (sí, sí, no te frotes los ojos) y merecen más ser tenidas en cuenta.

    B_ Hay culturas, y no hablo necesariamente de este caso en concreto, cuyas posibilidades para enriquecer a las demás no radican en su trato hacia las personas.

  15. spirifex dijo:

    #3: Antonio Bastida León – 08/03/2010 0:52:21

    PARTE 2/4: MÁS ARGUMENTOS

    Teniendo esto en cuenta, continúo. No hacía ninguna falta que te molestaras en definir “fundamentalismo” o “yihadismo”. No he conseguido hacerte entender que no tengo nada contra el Islam per se aunque te haya insistido en ello con ejemplos bastante claros en anteriores comentarios. Y ya sé que la Sharia es al Islam lo que la Inquisición al Cristianismo, si ya lo sé, en serio. El pequeño matiz es que la Sharía sigue practicándose con profusión (5) mientras que la Inquisición desapareció hace siglos. Y, créeme, a quien la Inquisición le estuviera descoyuntando las extremidades en un potro de tortura le iba a importar bastante poco que le enseñáramos la diferencia entre la Inquisición y el verdadero Cristianismo. No se le podría reprochar que, entre aullidos de dolor, identificara el segundo con la primera, ya que es ni más ni menos que lo que ha conocido.

    Por mucho que nos fastidie a los que nos consideramos católicos, en nuestra religión se prohíbe el uso del preservativo y tiene en su haber sonados casos de pederastia. Y por mucho que le fastidie a algunos musulmanes, la Sharia es una manifestación más del Islam y, en mayor o menor medida, se extiende junto con las poblaciones humanas que practican este último (6).

    Supongo que tus pasajes acerca de la necesidad de un enemigo, real o buscado, con sucios intereses lo has dejado para algún otro lector tuyo, porque conociéndome deberías saber que la política deleznable y manipuladora de las grandes potencias la tengo meridianamente clara desde hace tiempo. Pero vayamos al meollo del asunto: ¿Por qué el arma arrojadiza es la cultura islámica y no otras?

    Me resulta complicado, por no decir cómico, imaginar un sacerdote budista con un cinturón de explosivos bajo sus vestiduras. Pero, joder, no lo es tanto en el caso del imán de una mezquita. ¿Por qué, si está claro que Islam no es terrorismo? Aquí es donde retomamos lo que mencionaba acerca de las diferencias entre culturas y sus aspectos más o menos deseables. Vale que a Bush jr. le interese hacerme creer que mi enemigo es musulmán, pero las imágenes sobre las que se forman mis prejuicios vienen en la red, TV y prensa aceptablemente libre de forma continuada: atentado suicida en tal sitio, atentado suicida en tal otro, maltratos, lapidaciones, ablaciones, latigazos… (7). Espero que seas consciente de que hay muchas prácticas e imágenes muy explícitas, desde torturas físicas hasta incluso asesinatos, en nombre del Islam y que son difíciles de encontrar en otras religiones, que he preferido no incluir. Todo esto, aunque no gusta admitirlo, aunque no proceda del mismo, está dentro del Islam. ¿Por qué ese interés en depurar su imagen? La Iglesia Ortodoxa, mayoritaria en Europa oriental y Rusia, no ha sido utilizada nunca por EE.UU a pesar de tener al comunismo como enemigo común (8). ¿Por qué? Mmmh, igual el arma arrojadiza es la cultura islámica porque es la más fácil de ser usada de esa manera.

    Si vas por la calle y te golpean consecutivamente cuatro tíos con sombrero azul, es comprensible que cuando veas a un quinto cambies de dirección aunque no tengas la seguridad fehaciente de que te vaya a golpear también. Hay prejuicios que son más difíciles de reprochar, y el Islam no ha sabido combatir contra quienes manchan su imagen. O no ha podido (9).

    Tan cierto es que, tal cual dices, hay que comprender el Islam, como que éste debe hacer lo propio con Occidente. ¿Hasta qué punto se da esa reciprocidad? ¿Es simétrico el esfuerzo que se hace en Occidente y en el mundo islámico para combatir los prejuicios sobre el otro? Jamás he oído, de forma pública o privada, a un cura católico aleccionar a sus feligreses contra el Islam. Lo contrario no está tan claro (10).

    Amelia Martínez no pertenence a ninguna asociación y no ha escrito nunca un artículo sobre cómo comprender la cultura islámica. Es amiga mía, profesora en un instituto y conocedora de lo tremendamente complicado que resulta tener un más del 50% de estudiantes magrebíes en clase, situación bastante normal en algunos institutos de la región. El hecho de que los alumnos falten al respeto y desacaten la autoridad porque no pueden asumir que una mujer les dé clase ha provocado situaciones dificilísimas para el desarrollo del curso.

    Abdellaziz no pertenece a ninguna asociación y no ha escrito nunca un artículo sobre cómo comprender la cultura islámica. Es saharaui, amigo personal del Ministro de AA.EE. de su país en el exilio y me dijo que uno de los muchos motivos por los que el resto de países islámicos (salvo Argelia por intereses particulares) se posicionaban junto a Marruecos en el conflicto del Sáhara es por la forma particular y relajada de interpretar el islamismo sunní en ese país.

    Arturo Pérez-Reverte sí pertenece a alguna asociación, se llama RAE. Al margen de que suscribo todo el artículo suyo que citas (tal vez debieras releerlo), en otros ya alerta del arma de doble filo que supone lo “políticamente correcto” en muchos aspectos en general, y en la problemática de la inmigración también. Cómo curarnos en salud en un sentido provoca trato de favor en otro (11). Tú mismo, Carlos, sugieres que nos acerquemos al mundo del Islam para conocerlo de forma no simplista. Pienso que, si no fuera parte de una problemática, sería igual de necesario acercarse al Islam que a la cultura Inuit de Groenlandia o a la de los indios arahuacos. Quizás más, por el tema histórico de Al-Andalus y la Reconquista. Me gusta conocer gentes y lugares, y es indudable que quien quiera aumentar su bagaje cultural debe conocer el Islam pero ¿y si no fuera así? ¿Por qué es necesario saber expresamente qué puede irritar a un fundamentalista musulmán? Dicho de otra forma, ¿por qué se puede convivir mejor con (y dentro de) otras culturas diferentes a la islámica? (12).

    Turquía es, supuestamente, el país islámico más pro-occidental desde que su caudillo Kemal Atatürk iniciara la transformación al laicismo del mismo, hasta el punto de que busca su ingreso en la UE Y se siguen produciendo allí, a día de hoy, muchísimos crímenes de honor cada año (y no, no es comparable a los casos de maltrato no ligados a religión que pueda haber en España). ¿Te imaginas qué puede ocurrir en lugares más conservadores, en donde no llegan los medios de comunicación? Ya te puse el enlace en tu otra entrada, así como el de Wafa Sultan, pero también el del “change” de votos musulmanes a cambio de asumir actitudes machistas en Tarragona, el del imán que enseñaba a pegar las mujeres en la Costa del Sol… Has utilizado muchas veces el argumento de que el Islam se extiende de forma compleja por muchos países de características diferentes, pero, insisto, que las actitudes retrógradas (en la medida en que pueden) también están ocurriendo aquí, a nuestro alrededor, no sólo en lugares recónditos y remotos.

    Respecto a tu vídeo, Carlos, debo señalar lo siguiente:

    I) No sé a qué instituto irías tú, pero en el mío no dejaban asistir a clase a nadie con las pintas que se muestran ahí. Supongo que esto tira por tierra gran parte de los argumentos del vídeo.

    II) El pretender que nos creamos que una niña decide llevar “hiyab” con independencia de su entorno familiar o, incluso, en su contra, es una de las patrañas más burdas, torpes, falaces, buenrollistas, abrazafarolas, cancamuseras, roñosas, pinchaúvas, prefabricadas, edulcorantes, peregrinas, supercalifragilísticoespialidosas, chupiguays e insolentes desde que Aznar dijo que hablaba catalán en la intimidad. Y ya ha llovido desde entonces.

  16. spirifex dijo:

    #4: Antonio Bastida León – 08/03/2010 0:49:40
    PARTE 3/4: CONCLUSIÓN Y DESPEDIDA

    Mi postura es desagradable, políticamente incorrecta, no recibe subvenciones y por desgracia es muy manipulable. No sólo tú, Carlos, yo también tengo a mi alrededor musulmanes orgullosos de serlo con un nivel cultural del cual me encantarían las migajas. Joder, que no sé cómo decir ya que no me considero mejor que ningún musulmán (ni que nadie), que el legado del Islam es enorme y que, en su momento, la cultura ligada al Islam fue la más avanzada de la Humanidad. Que ya lo he dicho, coño. Que me pueden gustar las personas pero no necesariamente la cultura de la que proceden. O quizás no tanto como ésta en la que estoy ahora. Que ni siquiera descarto cambiar en un futuro a otra cultura que me satisfaga más.

    Pero hasta entonces, me gusta imaginar que mis hijas tendrán el mismo nivel educativo que sus compañeros varones, al revés de lo que ocurre en gran parte de Afganistán. Que su infancia será prolongada en el tiempo y que no tendrán más necesidad masculina que la de su padre y la de los chicos con los que empiecen a salir en la pubertad, al revés de lo que ocurre en Bangladesh. Que sus relaciones sexuales no serán traumáticas al poder disfrutar de su clítoris, al revés de lo que ocurre en gran parte de Sudán. Que no tendrán que abandonar su tierra por ser homosexuales, como en el norte de Nigeria. Que no necesitarán el consentimiento de un varón para trabajar donde quieran, al revés de lo que ocurre en Arabia Saudí. Que no se les estigmatizará como putas por ser todo lo promiscuas que les dé la realísima gana, al revés de lo que ocurre en gran parte del Magreb. Y que nadie incitará a que las peguen, como sí ocurre en Fuengirola.

    Gracias por la paciencia a quien haya leído hasta aquí e insisto en mi idea de no pretender creerme mejor que nadie. Si algún musulmán lee esto y se siente ofendido, lo cual no deseo, no tengo inconveniente en ponerme a su disposición para intercambiar impresiones por si alguno de los dos cambiamos de opinión.

    Un saludo, hasta otra y, a diferencia de lo que nos propone Carlos, disfrutemos de un vídeo realmente sugerente (13).

  17. spirifex dijo:

    #5: Antonio Bastida León – 08/03/2010 0:47:43
    PARTE 4/4: BIBLIOGRAFÍA

    Notas del texto:

    (1) Acerca del sistema de castas en la cultura hindú:

    http://es.wikipedia.org/wiki/Casta_(hinduismo)

    (2) Acerca de la cultura inca y sus características:

    http://www.monografias.com/trabajos/incas/incas.shtml

    (3) Declaración Universal de los Derechos Humanos:

    http://www.ohchr.org/EN/UDHR/Pages/Introduction.aspx

    (4) Acerca de lo negro que lo tienen algunos con piel blanca:

    http://www.elpais.com/articulo/portada/peligro/ser/albino/africa/elpepusoceps/20090503elpepspor_4/Tes

    (5) Acerca del mantenimiento de la Sharia:

    http://es.euronews.net/2009/02/16/sharia-law-deal-in-pakistan/

    (6) Acerca de manifestaciones de la Sharia en Occidente:

    http://www.infobae.com/notas/nota.php?Idx=236303&IdxSeccion=100796

    (7) Acerca de informaciones que contribuyen a describir el Islam:



    (8) Acerca de las relaciones entre Iglesia Ortodoxa y URSS:

    http://es.wikipedia.org/wiki/Iglesia_ortodoxa_rusa

    (9) Acerca de la imagen dada por algunos musulmanes en Occidente:

    http://urbanlegends.about.com/library/bl_muslim_demonstration.htm
    (aunque se hable de un “fake”, las imágenes son totalmente reales)

    (10) Acerca de la Yihad y la educación fundamentalista impartida en algunos centros islámicos:

    http://www.telegraph.co.uk/education/educationnews/4699505/Islamic-fundamentalism-promoted-on-websites-at-some-Muslim-schools-in-the-UK-think-tank-finds.html
    http://personal.telefonica.terra.es/web/familiaknott/Coran.htm (versión particular)
    http://es.wikipedia.org/wiki/Yihad (versión “oficial”)

    (11) Artículos de Arturo Pérez-Reverte:

    http://www.perezreverte.com/prensa/perez-reverte/

    (12) Acerca del respeto a la libertad de expresión en parte del mundo islámico:

    http://es.wikipedia.org/wiki/Salman_Rushdie

    (13) Acerca de lo que es realmente sugerente:

  18. spirifex dijo:

    #6: Pablo Ruiz – 20/03/2010 19:20:11
    El video de Antonio me ha puesto cachondo.

  19. spirifex dijo:

    #7: Carlos R – 21/03/2010 11:15:15
    Bueno, creo que ambos hemos hecho un esfuerzo considerable, no sé cuanto de intentar convencer al otro y cuanto de intentar acercar posturas, pero me da que lo que no hayamos convencido o acercado ya, no lo haremos tras un infinito dimes y diretes. Así que simplemente voy a aclarar algunos puntos de tu respuesta, ya que sospecho que no nos estamos entendiendo del todo.

    En primer lugar, quiero dejar claro un aspecto que me parece esencial. Desde el segundo párrafo de mi argumentación hasta el último, pongo en relieve los graves problemas a los que se enfrenta la sociedad musulmana. Ciertos comentarios tuyos como “¿Por qué ese interés en depurar su imagen [del Islam]?” “Pienso que, si no fuera parte de una problemática, sería igual de necesario acercarse al Islam que a la cultura Inuit de Groenlandia” me hacen sospechar que piensas que pretendo, en aras de lo políticamente correcto y del buenismo (1) máximo, defender que no existe ningún problema dentro del Islam. Espero que no sea el caso, y simplemente no te haya entendido bien. Creo mantener una postura bastante rotunda y clara en contra de cualquier idea o posición que vaya en contra de los derechos humanos, tanto dentro como fuera del Islam. Y sí, sigo manteniendo que si una cultura tiene graves problemas debe intentar reformarlos. Coincido contigo en que creo que la sociedad islámica no se ha posicionado de forma clara y contundentemente en contra de actitudes radicales y problemas internos ya mencionados.

    Segundo, realmente he hecho un esfuerzo por intentar recoger en mi argumentación los dos puntos de vista enfrentados “la visión occidental del Islam”, “¿Como nos ven ellos?”, los sentimientos que despierta el islam en la sociedad occidental, …
    así que creo que la crítica de “Carlos, tú tienes una idea y buscas argumentos en lo que comenta la gente que piensa como tú” la veo infundada. Curiosamente no he visto que tu hayas intentado acercarte ni entender argumentos desde la otra postura (la opinión de los ciudadanos occidentales y la prensa occidental no es precisamente muy imparcial). Un buen paso, como ya apunté en la entrada, sea quizás intentar conocer el problema desde el otro lado, de forma no adulterada. Conocer y debatir con musulmanes sobre todas estas cuestiones.

    Entrando de lleno al meollo del asunto, creo que la piedra angular de nuestro debate no es tanto, como tu apuntas, si una civilización es mejor que otra (comparto contigo la idea de que no todas las opiniones son igualmente respetables (2) aunque extender esta idea sobre grupos, creo que ya la historia se ha encargado de demostrar cuan peligroso puede llegar a ser). El punto de conflicto creo que es si podemos generalizar las actitudes intolerables dentro del Islam y extenderlas a todo el Islam. En eso se basó gran parte de mi entrada, aunque a la vista de tu respuesta, no hemos llegado muy lejos. Quiero dejar claro esto porque para mi es la gran falla entre nuestras posiciones.
    1º) Definir si el Islam es el problema o si existen problemas dentro el Islam (y no generalizables).
    2º) Una vez aclarado esto, podríamos empezar otro nuevo debate sobre si los seguidores del Islam son menos respetables que otros grupos (lease Cristianos, Occidentales o aficicionados al macramé)

    Paso por tanto a aclarar el punto 1 que era en el que se centraba mi entrada: considero útiles las generalizaciones como método científico para buscar patrones y tendencias (3). Sin embargo creo que a la hora de buscar dichas tendencias debemos tener siempre muy presente:
    a) Número de observaciones suficientes (4). Para evitar simplificaciones tenemos que tener en cuenta el tamaño del conjunto sobre el que vamos a generalizar y su variedad (si estudiamos un saco de alubias con solo 2 tipos de alubias, necesitaremos menos muestras para sacar conclusiones fundadas que si son 5 tipos distintos )
    b) Las categorias artificiales o grupos generados a comparar. Es importante crear grupos lo más homogeneos posibles, para no comparar peras con manzanas.
    c) Percepción selectiva: solemos tener en cuenta las experiencias chocantes y obviar aquellas que no nos llaman la atención
    d) No confundir causación con correlación (5): aunque dos variables aparezcan relacionadas (correlación) no significa que una sea causa de otra (causación)

    Entiendo tu idea sobre el Islam basada en la cantidad de noticias que nos bombardean todos los días (y no estoy quitandoles gravedad), el problema es que como ya apunté en mi entrada, son sesgadas y ademas con una lógica mercantilista basadas en el apartado c). Entiendo que esto genere asociaciones entre Islam de forma global y violación de los derechos humanos al no tener en cuenta los apartados a, b, c y d. Mi entrada la escribí precisamente porque bajo mi experiencia personal esta es una percepción del Islam deformada. Siguiendo la misma lógica en un debate sexista, se podría argumentar que hay una relación directa entre los hombres y la violación de los derechos humanos, y concluir (este sería el punto 2) que las mujeres son mucho mas respetables que los hombres.

    Considero que se podría encontrar una relación mucho más acertada y ajustada que las anteriores, entre la pobreza y la violación de los derechos humanos (6, 7): en los países más pobres (independientemente del credo que profesen) es donde aparecen mayor número de violaciones (casualmente debidos en cierta medida, a las politicas dominantes de países ricos).

    Una vez definamos si el Islam es el problema o hay problemas dentro del Islam, podríamos pasar a debatir otras cuestiones…insha’Allá

    1)http://blogs.publico.es/trabajarcansa/2010/01/19/lo-contrario-del-buenismo-¿es-el-malismo/
    2) http://spirifex.spaces.live.com/blog/cns!F4AB64D6077BD772!1739.entry
    3) http://spirifex.spaces.live.com/blog/cns!F4AB64D6077BD772!1818.entry
    4) http://perso.wanadoo.es/usoderazonweb/html/conten/argum/argenera/generaliz.htm
    5) http://rinzewind.org/archives/2009/07/03/correlacion-no-implica-causa/
    6) http://www.aiven.org/profiles/blogs/la-pobreza-y-su-relacion-con
    7) http://www.revistasculturales.com/articulos/91/letras-libres/535/1/derechos-humanos-y-pobreza-como-salir-de-la-pobreza.html

  20. spirifex dijo:

    #8: Antonio Bastida León – 23/03/2010 5:53:14
    PRIMERA PARTE

    * Para Carlos:

    Paso, como ya es costumbre, a comentar los aspectos de tu comentario anterior en los que no estoy de acuerdo o que necesitan una explicación más profunda para mi mejor comprensión.

    En primer lugar, si tuviera que decidirme por una opción, diría que, al menos un servidor no trata de llegar a una postura común contigo sino de dar pie a que me convenzas o bien a convencerte a ti en los puntos en los que discrepo. Esto no es una negociación, sino un intercambio de pareceres.

    Continúo dándote mi opinión párrafo por párrafo. Tu frase “Ciertos comentarios tuyos (…) me hacen sospechar que piensas que pretendo, en aras de lo políticamente correcto y del buenismo [1] máximo, defender que no existe ningún problema dentro del Islam” (1) me parece muy importante. Supongo que, como yo, lees las noticias y sabes que hay situaciones incomprensibles dentro del Islam. Pues bien, ese aspecto lo difuminas con un vídeo buenrollista y pusilánime como el de tu entrada de enero. ¿Por qué? Porque hay comparaciones que no pueden tener lugar. Para empezar, por mucho que te (nos) joda, Bush jr, además de ser un criminal de guerra, mentiroso y cocainómano, forma parte de un sistema al menos en apariencia democrático y que permite la alternancia en el poder. Bin Laden, quien efectivamente fue adiestrado por los EE.UU., no admite más voluntad que la suya propia en aquellos territorios que domina o pretende sojuzgar (como Al-Andalus, echémonos a temblar) y aspira a un régimen teocrático, claramente definido por sus cómplices talibanes, donde el respeto a los Derechos Humanos brilla por su ausencia. Punto Uno de ese vídeo.

    Punto Dos de ese vídeo y que, en mi opinión, le otorga el grado de “Superñoño” (2): las encuestas, a las que también recurres en tu entrada de febrero, son tan fiables como un mono con dos pistolas. ¿Crees que alguien va a responder a un entrevistador que el país de acogida es una mierda llena de depravación y que habría que refundarlo desde los cimientos? ¿En serio te lo estás creyendo? (3) Vamos a ver, es que si mi directora de departamento me lo exigiera yo firmo ante notario que Superperrete (4) debiera ir desde Ricote a Madrid a ocupar el sillón que ha dejado vacante el difunto Miguel Delibes en la RAE, no te fastidia… Que el 80 % de los encuestados quiera la paz en Oriente Medio, el 95 % propugne el amor entre pueblos y que el 108 % diga que está feo ir matando peña por ahí no es sintomático de nada… Y también qué menos que decir esas obviedades, oiga.

    Y aunque lo entienda más propenso al matiz, también quería comentar en relación al vídeo de marras que, a partir del 01:40, cuando se habla de todo lo que puede conseguir la gente en relación a su gobierno, tras poner los ejemplos de los sms y voluntarios al teléfono que intervinieron en las elecciones de España y EE.UU., respectivamente, se mencionan (sin fecha o contexto alguno) los nombres de Indonesia, El Líbano y Egipto como sitios donde los musulmanes han pedido el cambio político. Bien, pues no sé lo que han logrado si lo comparamos con Occidente, ya que Indonesia sigue siendo, de facto, un país totalitario donde la represión es la norma (puedes preguntar en Banda Aceh o Timor Oriental (5)), El Líbano (como ya te dije) sigue dominado en la sombra por el fundamentalismo sirio (6) y Egipto, incomprensiblemente para el mensaje del vídeo, disfruta de una democracia aceptablemente real desde hace tiempo y es uno de los garantes de la poca estabilidad que pueda haber en Oriente Medio (7). Se ha cubierto de gloria el que ha hecho el vídeo, vamos.

  21. spirifex dijo:

    #9: Antonio Bastida León – 23/03/2010 5:52:08
    SEGUNDA PARTE

    En definitiva, pienso que no me puedes reprochar que efectivamente haya pensado en tu entrada como un órgano de limpieza mediática de la idiosincrasia islámica (merecedora del mismo o no) y que vídeos como ése, otorgándole el mismo valor a la situación de la gente en Oriente y Occidente, no ayudan a imaginarte propugnando “una postura bastante rotunda y clara en contra de cualquier idea o posición que vaya en contra de los derechos humanos” (1) como no sea la que te otorgamos aquellos que tenemos la suerte de conocerte personalmente.

    Tras leer tu tercer párrafo y recoger con resignación mis cojones caídos en el suelo ante semejante despropósito por tu parte, comento por separado las dos ideas principales que infectan dicho párrafo:

    I) En relación a mi persona, dices que “Curiosamente no he visto que tu hayas intentado acercarte ni entender argumentos desde la otra postura” (1). Los argumentos de la “otra postura” me llegan sin cesar leyendo con avidez comentarios como los que posteas tú libremente en la Red, leyendo la prensa sin censura estatal o viendo en la TV reportajes sobre gentes y lugares que por desgracia no voy a conocer y en donde no tienen la suerte de disfrutar de unos medios de comunicación con suficiente libertad para mostrar las dos supuestas posturas a las que te refieres.

    II) Apagando el fuego con gasolina te atreves a decir que “la opinión de los ciudadanos occidentales y la prensa occidental no es precisamente muy imparcial” (1). ¿Eres consciente de lo que has escrito o es que huyes hacia adelante? ¿Crees que te puedes fiar más de la prensa de cualquier país islámico que de uno occidental? Si es una broma, a Ali Lmrabet no le hará ni puta gracia, que lo sepas (8), como a la inmensa cantidad de gente que ha visto mermada su libertad o incluso su integridad física en aras por pronunciarse de forma independiente en tantos y tantos países islámicos (9). Podría ponerte, como imaginas, miles de ejemplos más, pero es que he colapsado los servidores de Google yo solito, hazte cargo. Como te decía, ha sido una frase muy, muy desafortunada, por decirlo de algún modo, y muy relacionada con un aura de “lo nuestro es peor” de la cual intentas desembarazarte en este último comentario pero que impregna muchas de tus entradas.

  22. spirifex dijo:

    #10: Antonio Bastida León – 23/03/2010 5:50:16
    TERCERA PARTE

    En tu cuarto párrafo señalas que “creo que la piedra angular de nuestro debate no es tanto, como tu apuntas, si una civilización es mejor que otra” (1). Pues qué quieres que te diga, a estas alturas y aún andamos así… Para mí sí lo es, te lo he dicho por activa y por pasiva y, de hecho, es lo que da sentido a mi comentario inicial en tu famoso video de enero. A regañadientes, y a pesar de lo anterior, me concedes leer que “comparto contigo la idea de que no todas las opiniones son igualmente respetables” (1). Esta frase tiene gran importancia, pues un servidor no la habría ensalzado si no fuera un argumento contra tu manida igualdad entre culturas, a la que te aferrabas en nuestras conversaciones personales (a las que son ajenos el resto de lectores de tu blog) con argumentos tan peregrinos como “Sí, hay caníbales papúes que tienen por costumbre comer a sus enemigos, pero occidente crea bombas atómicas” (com. pers.). El hecho de que en la diferencia entre culturas haya unas mejores que otras, en los términos que sean, es la clave de mi postura.

    En ese mismo párrafo ignoras de un plumazo mis enlaces sobre cómo las expresiones más repudiables del Islam se van expandiendo conjuntamente con sus formas más aceptables socialmente (1) para acabar planteándome si el Islam es un problema y, a partir de ahí, si sus seguidores son menos respetables que otros colectivos. Respecto a la primera cuestión, no me creo cualificado para discernir con exactitud si el Islam, como religión, es la causa última de los problemas que genera la cultura que hay a su alrededor. Se podría pensar que sí, pero otras religiones abrahámicas como el judaísmo y el cristianismo también contemplan en su origen actitudes incompatibles con la convivencia en un estado moderno laico (paso de ponerte los enlaces a la Biblia cristiana o a la Tanaj) y sin embargo ambas se hallan patentes en la sociedad occidental; quizás la clave sea la cantidad o intensidad de dichas actitudes. No lo sé. No me preocupa como no sea en la forma en que le pueda afectar a la sociedad en que me hallo.

    Y respecto a la segunda, te quería decir que nunca, nunca, habría querido llegar a esta situación en la que me planteas si un musulmán en tal caso sería menos respetable. Te he venido poniendo ejemplos y opiniones personales que deberían haberte disuadido de ello, pero de nada ha servido. Me molesta siquiera que llegues a plantearme tal cuestión. Yo también profeso una religión, y sé que todos somos en gran parte lo que hemos aprendido y que no depende de cada uno ni dónde nace ni la educación que recibe. El arrojar así a un lector de tu blog a los pies de los caballos hace que me plantee seriamente el volver a comentar una entrada tuya. Lamento el tono desagradable.

    En tu siguiente párrafo es de agradecer que pongas ejemplos sencillos para los que, por desgracia, estamos reñidos con la estadística. Me pliego a tu modelo y participo del mismo con los apartados que propones:

    a) Número de observaciones suficientes: muy fácil, sólo con los ejemplos que te incluyo en anteriores entradas y que tienen lugar en suelo español ya hay un “número de observaciones suficientes”, excesivo diría yo. Para tu ejemplo hábilmente escoges alubias en vez de melones previendo el sitio por donde pienso metértelas ¿verdad?

    b) Categorías artificiales: creo que puedo darte una respuesta intuitiva, pero en aras de la rigurosidad y para no meter el gambazo te agradecería que me explicaras este punto más detenidamente.

    c) Percepción selectiva: sí, tendemos a recordar sólo lo chocante, pero es que en este caso hay muchas situaciones chocantes, muchas, repetidas y sin merma. ¿Me vas a hacer buscar estadísticas de los “crímenes de honor” en los países donde se conocen los datos? ¿O prefieres que las busque en “latigazos-per-capita”? Por otra parte, y como ya he dicho, si un musulmán viendo las noticias sobre pedofilia en la religión que yo profeso decidiera no mandar a sus hijos a un colegio regido por curas católicos lo entendería perfectamente. ¿Te vale así?

    d) Causación vs. correlación: te he señalado (no estadísticamente, cierto es) en anteriores enlaces cómo las formas menos aceptables del Islam se expanden por occidente junto a las más aceptables, independientemente de que estas últimas sean o no el origen de las primeras. Y como te he dicho antes, el origen de los extremismos me interesa en la medida en que sea útil para acabar con ellos.

    Entiendo en tu siguiente párrafo (de lo cual me siento orgulloso) la extrapolación que haces en relación a los hombres, mujeres y Derechos Humanos, pero creo que con lo que he comentado ya está contestado. Y, en el mismo párrafo, respecto a las noticias sesgadas por Occidente a las que te aferras como un clavo ardiendo, me remito a lo ya dicho sobre la libertad de prensa y al hecho cierto de que hay situaciones que no admiten mucho sesgo, explicaciones o esfuerzo de comprensión (10). No quería ser desagradable, le he intentado en anteriores comentarios, pero aquí te lo has buscado tú solito.

    Y por último, decir que tu justificación en la pobreza para aquellas situaciones indeseables relacionadas con el mundo musulmán ya estaba prevista y refutada en anteriores comentarios, pero no tengo inconveniente en mostrarte mi desacuerdo ya que, desde mi ignorancia, hay una gran cantidad de población subsahariana sumida en la pobreza que no genera a nivel global (entiéndeme bien) los problemas de la cultura islámica; igualmente pasa en el caso de Latinoamérica (no creo que sean equiparables las apariciones de pandilleros latinos, quizás sí el inexorable avance del Reggaeton).

    Como ya te he dicho, echo mucho de menos que me respondas punto por punto a mis dudas y discrepancias, y me frustra que cuando te las planteo me propongas un debate alternativo dejándome en la estacada. Seria un modelo tan tedioso como demuestra todo este comentario mío, pero mucho, muchísimo más fácil para todos. Tengo la sensación de que los argumentos y enlaces que pongo no son útiles para nada (y, de hecho, hay apuntes en tus comentarios que ya he contestado, acentuando mi duda sobre la utilidad de hacerlo).

    Pienso que es muy cómodo nadar y no mojarse, y que todo este rollo sería innecesario si en su momento me hubieras respondido con la mano en el corazón el pasado 14 de enero si preferías que tus hijas se criaran en los roles que defiende una sociedad como la sueca o bien como la yemení… insha’Allá

    * Para Pablo:

    Gracias, es lo que pretendía. ¿Y si le añadimos unos toques de zoofilia? (11)

  23. spirifex dijo:

    #11: Antonio Bastida León – 23/03/2010 5:47:28
    ÚLTIMA PARTE

    Notas del texto:

    (1) Citándote a ti mismo por puro formalismo:

    http://spirifex.spaces.live.com/blog/cns!F4AB64D6077BD772!2311.entry?wa=wsignin1.0

    (2) Acerca de lo que es “Superñoño”:

    (3) Acerca de cómo responder donde no te interesa, como encuestas, mítines, etc.

    (4) Acerca de lo que es capaz uno de proponer:

    (5) Apuntes sobre Indonesia:

    http://www.amnesty.org/es/news-and-updates/news/indonesia-debe-revocar-nueva-cruel-ley-lapidacion-azotamiento-20090917

    http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=670663

    (6) Apuntes sobre el Líbano:

    http://www.elalmanaque.com/actualidad/gtribin/art731.htm

    (7) Apuntes sobre Egipto:

    http://ipsnoticias.net/nota.asp?idnews=88380

    (8) Acerca de un periodista opositor en un país islámico socio de la UE:

    http://www.elmundo.es/elmundo/2005/04/12/comunicacion/1113304912.html

    http://www.elpais.com/articulo/cataluna/Ali/Lmrabet/afirma/hay/pais/arabe/sea/democratico/elpepiespcat/20040811elpcat_13/Tes

    http://www.elpais.com/articulo/cultura/Rabat/veta/opositores/festival/mar/musicas/Cartagena/elpepucul/20090211elpepucul_2/Tes (escalofriante este caso, porque Marruecos reprime la libertad de expresión incluso en España).

    (9) Acerca de la libertad de expresión en el mundo islámico:

    http://www.amnesty.org/es/for-media/press-releases/iran-criminalizar-libertad-expresion-20091029

    http://www.rsf-es.org/news/iran-mahmud-ahmadinejad-presidente-de-la-republica/

    http://www.elmundo.es/elmundo/2009/12/23/cronicasdesdeeuropa/1261559755.html

    http://www.rsf.org/La-prensa-privada-en-peligro.html

    http://www.anhri.net/en/ (a modo de resumen, lee la noticia que prefieras).

    (10) Acerca de expresiones del mundo islámico que, si no estuvieran sesgadas por Occidente, tendrían una explicación lógica y asumible ¡claro que sí!

    http://www.youtube.com/watch?v=KA1HbDaJUug (disponible en otras fuentes)

    (11) Intentando excitar la líbido de los lectores

  24. spirifex dijo:

    #12: Carlos R – 29/03/2010 18:30:00
    Pues Antonio, siento haberte molestado con mi comentario anterior, ya que no ha sido mi intención en ningún momento.
    Y siento también no seguir con este debate: creo que los dos hemos expuesto suficientemente bien nuestros argumentos como para seguir de forma infinita en una discusión que creo no lleva a ningún sitio.

  25. spirifex dijo:

    #13: Antonio Bastida León – 29/03/2010 19:36:28
    Disculpas acepadas, te conozco y no pienso que el molestar a los demás sea precisamente una de tus aficiones ni mucho menos.

    Pero yo tengo razón, hala, lero lero, chincha rabiña. 🙂

  26. spirifex dijo:

    #14: Carlos R – 31/03/2010 22:06:13
    Sin ninguna intención de extender este interminable debate, os recomiendo, a los que os hayáis quedado con ganas de profundizar más en el tema, este programa donde se debaten la mayoría de los argumentos expuestos aquí por dos expertos en el Islam:
    http://www.youtube.com/watch?v=Bn12s19X8xU (Aviso a navegantes: esta en inglés y dura una hora, pero creo que es muy interesante de ver)

  27. spirifex dijo:

    #15: Antonio Bastida León – 02/04/2010 19:24:18
    ¡Extra, extra! Un grupo de cristianos, haciéndose pasar por turistas, han entrado en la gran Mezquita Azul de Estambul en el día sagrado del fin del Ramadán y, se han puesto a rezar según su rito vulnerando el código religioso de la misma. Posteriormente atacaron con arma blanca a los vigilantes que pretendían desalojarlos causándoles serias heridas y provocando el pánico de los fieles musulmanes que se hallaban allí orando en tan importante día.
    http://www.eldiariomontanes.es/rc/20100402/mas-actualidad/sociedad/musulmanes-detenidos-rezar-mezquita-201004021651.html

  28. spirifex dijo:

    #16: Antonio Bastida León – 01/05/2010 0:19:36
    Sí, sé que dije que de momento no iba a escribir más en este blog, lo sé, pero es que hay casos muy sangrantes Carlos, y son cosas muy serias relacionadas con la gran influencia que un individuo ejerce sobre un enorme colectivo. Eso sí, como decías, no tiene lugar en ninguno de los cuatro países islámicos que has visitado…

    http://www.minutodigital.com/noticias/2010/04/29/el-lider-musulman-de-alcala-de-henares-justifica-la-lapidacion-de-mujeres/

  29. Políticamente incorrecto dijo:

    No, no todas las culturas tienen que dar el mismo número de pasos en dirección hacia las otras para convivir…
    http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Mujer/cumple/pida/marido/importa/sea/elpepisoc/20110724elpepisoc_4/Tes

  30. spirifex dijo:

    Estaba leyendo hoy una entrada http://xurl.es/94vwz y me he dado cuenta que realmente fue la palabra, esa idea latente, la mecha que hizo que escribiese esta entrada.
    No es cuestión de que sea políticamente correcto o incorrecto, es simplemente cuestión de que lo que esas ideas o palabras pueden generar (tanto para occidentales como para musulmanes). Creo que el genial Ramón Lobo, lo explica mucho mejor que yo:
    http://xurl.es/94vwz

  31. Pingback: Reduccionismo | Cómo cocinar una rana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s