No existe un futuro sino muchos

 Una vez más el genial Ramón Lobo en su blog En la boca del lobo

(…) Un profesor de 50 años recibe tras un reconocimiento médico rutinario la noticia de que le quedan tres meses de vida. Tiene un tumor cerebral no operable. De regreso a su casa se arroja en la cama y comienza a llorar. Tras varios días de depresión y rabia comprende que tiene ante sí dos opciones: ser desgraciado y morir en tres meses o ser feliz y disfrutar de la vida antes de morir en tres meses.

Todos los miedos son proyecciones de una impaciencia. Quizá el primer paso sea comprender que no existe un futuro sino muchos y que en todos ellos tenemos la posibilidad de elegir la actitud con que deseamos vivirlos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Pensar. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s