Nuestro cerebro mentiroso: No todo es lo que parece

 
Apuntes cientifícos desde el MIT:
Durante un seminario de psicología dedicado a la percepción, Jason Mitchell nos mostró esta fotografía diciendo que la longitud de los lados largos y cortos de ambas mesas eran idénticos.

“Anda ya! esta vez no cuela…” pensamos varios y dijo alguno. “Os envío el power point, y lo medís”, contestó Mitchell. Así lo hice, y comprobé que mi cerebro me engaña siempre que le da la gana. En muchas ocasiones lo hace por nuestro bien: su principal objetivo no es representar el mundo de la forma más fiel posible, sino sobrevivir, y si para ello le toca mentirnos, no duda en hacerlo.

Por el motivo que sea, esta ilusión óptica me sorprendió más que otras anteriores. Iba a mostrárosla de inmediato, pero me contuve pensando que ya habéis visto infinidad de imágenes parecidas.

Sin embargo, ayer mi compañera Pam Belluck nos habló de otro tipo de efecto que me pareció más original.

Fijaos atentamente en el personaje del video, y prestad atención a qué sílabas pronuncia:

   

Ahora escuchadle de nuevo con los ojos cerraros. ¿Oís lo mismo? Si no estáis seguros, repetid la operación varias veces, mirando sus labios, y sin mirar.

Es una ilusión óptico-auditiva llamada efecto McGurk,. La primera vez habréis oído Da-Da Da-Da Da-Da, y con los ojos cerrados Ba-Ba Ba-Ba Ba-Ba. En realidad le han doblado. Lo que suena es “Ba”, le grabaron diciendo “Ga”, y tu cerebro integra de forma inconsciente la información visual con la percepción auditiva para entender “Da”.

post original: Apuntes científicos desde el MIT

Este efecto fue descubierto por los investigadores Harry McGurk y John MacDonald, y fue descrito en su trabajo humorísticamente titulado los “Hearing Lips and Seeing Voices” (Oyendo labios y viendo voces), publicado en 1976 en Nature. Ocurre probablemente debido al hecho de que ba, da y ga son sonidos parecidos, y nosotros integramos pistas visuales en nuestra percepción de sonidos. El efecto de McGurk también ocurre con diversas otras sílabas semejantes.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Psicología. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s