Los hijos del hambre no tienen mañana

 

  

 
«Los árboles tienen brazos; la gente, ramas…y aun así siguen en pie, inexplicablemente en pie,
bajo un cielo que les da la espalda.»
Eduardo Galeano

 

ug75
Sebastiao Salgado
Un padre cumple la promesa que había hecho a su hijo
de llevarlo al campo de Wad Sherifay,cerca de Kassala,
que alberga a 70.000 refugiados eritreos. El niño murió durante el viaje.
Sudán, 1985.
 
«Un hombre lleva a su hijo —o los huesos que otrora fueron su hijo— en brazos,
y ese hombre es un árbol, rígido y alto, cuyas raíces se aferran a la soledad.»
Eduardo Galeano
 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Pensar. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s